lunes, 11 de mayo de 2009

Mi momento de relax


¿Habéis probado a tomar un té al lado de una lámpara de sal? Ahora que ya hace algún tiempo que la tengo, la verdad es que se están poniendo de moda; cuando la compré apenas se conocía.

La lámpara de sal no solamente relaja mucho sino que además dicen que emite iones negativos naturales que “limpian” el aire. Dicen que un exceso de iones positivos es perjudicial para la salud. Yo no sé si será del todo cierto, pero lo que está claro es que cuando puedo (muy a mi pesar, puedo pocas veces), enciendo mi lámpara de sal, me siento al lado y saboreo un delicioso té con limón, del color que sea, o a veces hasta tricolor (tengo uno que es mezcla de verde, rojo y blanco que está muy bueno). A mi sinceramente me relaja, esta lámpara tiene un color precioso.
La sal de la lámpara tiene que ser especial. En mi caso, según me dijeron donde la compré es sal del Himalaya.

Tengo una en el comedor y otra en mi habitación (habitación que tengo decorada al estilo japonés y que le “pega” mucho al estilo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada